blog-ic-960×600-min

 

Tal vez lleves días, meses o años, con una idea dándote vueltas en la cabeza. De pronto te levantas una mañana y al poner los pies en el suelo, te das cuenta de que es hora de tomar una decisión y te dices a ti miso: ¡Quiero comprar apartamento!

Pues bien, te felicito, has dado el primer paso; tomaste la mejor decisión de tu vida.  El resto es pan comido, o bueno, al menos eso quisieras. La verdad, es que comprar vivienda es cosa seria y por eso DEBES conocer muy bien cuál es el proceso para que ese gran proyecto que inicias sea todo un éxito.

Enamórate con el corazón, pero compra con la razón

En IC Constructora te guiamos paso a paso para que saques el mejor provecho a tu inversión.

  1. Busca la ayuda de expertos
  2. Determina cuanto quieres/puedes invertir
  3. ¿Vivienda nueva o usada?
  4. Estudia la ubicación y el estrato
  5. Revisa los aspectos legales
  1. Busca la ayuda de expertos

Aunque esto puede sonar a propaganda, debes buscar la asesoría de expertos que te guíen en todo el proceso.  Ellos te harán la vida más fácil porque:

  • Te ahorrarán muchas horas, en serio, ¡muchas! En lugar de perder tiempo buscando entre cientos de portales inmobiliarios con miles de inmuebles, tu asesor de confianza será el encargado de preseleccionar los apartamentos. Adicionalmente, él/ella llamará a los propietarios para confirmar que cada uno de los inmuebles que te va a ofrecer, cumpla con las características que has pedido. Y por último, ellos serán los encargados de organizar las citas de los apartamentos que elijas. Simple ¿No?
  • Tendrás acceso a más propiedades. La mayoría de las inmobiliarias trabajan en colegaje, por lo que pueden encontrar más rápido opciones que incluso, no estén publicadas en los portales.
  • Disminuirán el riesgo de fraude. Aunque no son infalibles, las inmobiliarias conocen el negocio y saben como esquivar a los estafadores. Además de estar metidos constantemente en el negocio y desarrollar un sexto sentido, un asesor inmobiliario experto, reconoce los signos de alerta y sabe cuáles son los procedimientos y la documentación necesarias.  Ellos, junto con avaluadores y abogados son la fórmula perfecta para una compraventa sin tropiezos ni futuros dolores de cabeza.
  1. Determina cuanto quieres/puedes invertir

Hoy en día, hay una gran oferta de inmuebles, tanto nuevos como usados.  Esto permite que puedas encontrar lo que buscas, en tu rango de precios.  Debes ser realista en cuanto al capital que se tienes o que se puedes conseguir a través de préstamos y otras soluciones de inversión como el leasing. Esto te va a permitir enfocarte sin perder buenas opciones. Algunos tips importantes que te servirán:

  • Demuestra que eres empleado. Aunque como independiente también puedes acceder a créditos, si los necesitas, estar empleado te da beneficios como la liquidación de cesantías, consignación de cajas de compensación y otros beneficios que te pueda brindar la empresa empleadora.
  • Haz cuentas. Comprar un apartamento tiene costos adicionales que si no se han sumado, pueden llegar a desbaratar el negocio. Por ejemplo, si estás comprando un apartamento sobre planos, o incluso nuevo, debes estar seguro de que el valor que pactas incluye acabados, cuarto útil, número de parqueaderos, entre otros.
  • Incluye los costos de la compraventa. Los costos de escrituración y registro, más gastos notariales se llevan una buena tajada de tu presupuesto. Al momento de la escrituración, debes tener a la alrededor del 2% adicional sobre el valor por el cual compró el apartamento, para cubrir dichos gastos.
  • Realiza el estudio de títulos. Aunque no es obligatorio, es un paso indispensable para la seguridad del comprador.  No hacerlo, puede llevarte a perder tu inversión, o incluso puede comprometerte en procesos judiciales por inmuebles que hayan sido adquiridos con anterioridad con dineros del narcotráfico.
  1. ¿Vivienda nueva o usada?

Ambas son buenas opciones, pero se deben revisar con cuidado, por que cada una tiene diferentes beneficios.

  • Subsidio de vivienda. Dependiendo del nivel de ingresos, se puede acceder a un subsidio de vivienda, pero solo si esta es vivienda nueva.
  • Tiempo de entrega. En viviendas nuevas, en muchas ocasiones, hay que esperar a que se termine la construcción para recibirla. En el caso de las viviendas usadas, la entrega casi siempre es inmediata.
  • Flexibilidad de los precios. Las viviendas nuevas son un poco más inflexibles en cuanto al valor de negociación. Las viviendas usadas por el contrario, generalmente tienen un rango de negociación más amplio.
  • Área del inmueble. Generalmente el valor por m2 es más económico en viviendas usadas, por lo que si se buscan áreas más grandes, la vivienda usada puede ser una mejor opción.
  • Cuotas de administración. Aunque no es ley, las urbanizaciones o edificios más antiguos, generalmente tienen áreas comunes más pequeñas, o carecen de ellas. Por esto las administraciones tienden a ser más baratas.
  • Plazo para el pago de la cuota inicial. Muchos constructores dan plazo para el pago de la cuota inicial, pero en vivienda usada, la cuota inicial es de inmediato.
  • Áreas comunes. Para familias jóvenes, con hijos pequeños o proyección de tenerlos a corto plazo, tal vez la mejor solución, son los apartamentos nuevos. En la actualidad la mayoría de las unidades nuevas cuentan con juegos infantiles, piscina, gimnasio y otras áreas sociales para el disfrute de todos. Las unidades más antiguas pueden no tenerlas.
  • Normas de construcción. Las viviendas nuevas cumplen las normas actuales de construcción y sismo resistencia. Las viviendas más antiguas, probablemente no cumplan con todos estos requisitos.

Te puede interesar: Nuestros Proyectos en Venta

Recuerda, comprar un inmueble requiere de paciencia, no te angusties si llevas un par de meses y aun no has encontrado el indicado. Hay un inmueble perfecto esperando por ti.